EL LUGAR MÁS PELIGROSO DEL MUNDO

EL LUGAR MÁS PELIGROSO DEL MUNDO

NASCITURUS

ANTE LA INTENCIÓN DEL GOBIERNO ESPAÑOL DE SACAR ADELANTE UNA NUEVA LEY DEL ABORTO, ESTANDO NOSOTROS COMPLETAMENTE EN CONTRA DE CUALQUIER TIPO DE ABORTO, SEA POR EL MOTIVO QUE SEA, CREAMOS ESTE BLOG CON LA INTENCIÓN DE INFORMAR PUBLICAMENTE DE CUALQUIER NOTICIA SOBRE ESTE HOMICIDIO LEGALIZADO QUE ES EL ABORTO, INJUSTO, CRUEL E INHUMANO.



AL MISMO TIEMPO SUBIREMOS ENLACES CON LAS PÁGINAS DE GRUPOS Y ASOCIACIONES PRO-VIDA Y DE AQUELLOS QUE SE MANIFIESTEN PUBLICAMENTE CONTRA ESTOS ASESINATOS Y LOS CRIMINALES QUE LO PERMITEN Y QUE LO COMETEN, OLVIDANDO QUE UN MÉDICO ESTÁ PARA DEFENDER LA VIDA, NO PARA QUITARLA, AUNQUE SEA IMPUNEMENTE POR LA LEGALIZACIÓN DE SUS ACTOS POR SUS CÓMPLICES GOBERNANTES.



RECORDAMOS A LOS MÉDICOS EL JURAMENTO HIPOCRÁTICO





JURAMENTO DE HIPÓCRATES

Juro por Apolo, médico, por Esculapio, Higías y Panacea y pongo por testigos a todos los dioses y

diosas, de que he de observar el siguiente juramento, que me obligo a cumplir en cuanto ofrezco, poniendo en

tal empeño todas mis fuerzas y mi inteligencia.

Tributaré a mi maestro de Medicina el mismo respeto que a los autores de mis días, partiré con ellos

mi fortuna y los socorreré si lo necesitaren; trataré a sus hijos como a mis hermanos y si quieren aprender la

ciencia, se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa.

Instruiré con preceptos, lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos, a los de mi

maestro y a los discípulos que se me unan bajo el convenio y juramento que determine la ley médica, y a

nadie más.

Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis

facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia. No accederé a pretensiones que busquen la

administración de venenos, ni sugeriré a nadie cosa semejante; me abstendré de aplicar a las mujeres

pesarios abortivos.

Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. No ejecutaré la talla, dejando tal

operación a los que se didican a practicarla.

En cualquier casa donde entre, no llevaré otro objetivo que l bien de los enfermos; mi libraré de

cometer voluntariament faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitaré sobre todo la seducción de mujeres u

hombres, libres o esclavos.

Guardaré secreto sobre lo que oiga y vea en la sociedad por razón de mi ejercicio y que no sea

indispensable divulgar, sea o no del dominio de mi profesión, considerando como un deber el ser discreto en

tales casos.

Si observo con fidelidad este juramento, séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión,

honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí la suerte contraria.



Juramento de Hipócrates. Fórmula de Ginebra. Asociación Médica Mundial: Asamblea 8/11 - IX – 1948



En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica me comprometo

solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad

Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento a que son acreedores.

Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de

mis preocupaciones.

Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí.

Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión

médica. Mis colegas serán mis hermanos.

No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de

nacionalidad, de raza, partido o clase.

Tendré absoluto respeto por la vida humana, desde su concepción.

Aún bajo amenazas no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad.

Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.

sábado, 2 de febrero de 2013

UNA LEY DEL ABORTO SEGURA, POR IGNACIO ARSUAGA




La Sala que rema, folio a folio, a favor de los encausados, ahora absueltos en primera instancia.

Una primera lectura de la sentencia de la Audiencia de Barcelona sobre el empresario del aborto Carlos Morín nos hace sospechar de la falta de imparcialidad de la Sala que rema, folio a folio, a favor de los encausados, ahora absueltos en primera instancia.

La Sala reconoce en la sentencia que existen multitud de indicios que nos hablan de que Morín y su equipo cometieron, cuando menos, numerosas irregularidades en la aplicación de la ley de aborto.

Pero al mismo tiempo, justifica asuntos tan disparatados como que sea posible hacer un diagnóstico psiquiátrico sin ver a un paciente. Por otro, asume la tesis del presidente de la patronal del aborto, el Señor Barambio, según el cual cuando el niño que debería nacer sufre de una enfermedad no sólo aplica el supuesto de aborto eugenésico, sino que también aplica forma automática el supuesto de riesgo para la salud psíquica.


¿Cuantas muertes sobre sus espaldas de inocentes asesinados en el vientre de sus madres?
Este es Carlos Morín, y bajo su sonrisa se esconde el negocio de la muerte, del aborto
@ de la fotografía: ALBERT BERTRAN. El comentario es nuestro.


Estas y otras partes de la sentencia nos llevan a pensar que una parte del Poder Judicial español ha asumido la mentalidad del negocio abortista, hasta el punto de menospreciar sus propias sospechas sobre las irregularidades que cometen los imputados por delito de aborto.

El negocio de matar

Padecemos desde hace demasiado tiempo a un legislador que en materia de aborto, lejos de poner límites, ha promovido el descontrol legal. Ni la ley del 85 ni por supuesto la del 2010 establecieron cautelas y controles que eviten que quienes han de juzgar el delito de aborto absuelvan sistemáticamente a los que, cometiendo toda clase de incumplimientos, se enriquezcan con el negocio de matar a seres humanos inocentes.

Por eso es fundamental que sigamos manteniendo nuestra presión en la contienda cultural a favor de la vida y hagamos saber a la clase política lo que los ciudadanos exigimos.

El Partido Popular no pude repetir el error de consentir o aprobar una legislación de aborto como la que se aprobó en 1985 que permita, sin ningún tipo de riesgo legal para el empresario del aborto, la ejecución en serie de miles de seres humanos y el sufrimiento de tantas mujeres.

La única ley segura es una ley de Aborto Cero.


*Ignacio Arsuaga es presidente de Hazte Oír.



@Menos de las fotografías, Ignacio Arsuaga/Intereconomía

1 comentario:

Monica Castiblanco dijo...

oye podria usar imagenes de tu blog para un trabajo que tengo de el colegio sobre el aborto porfavor