EL LUGAR MÁS PELIGROSO DEL MUNDO

EL LUGAR MÁS PELIGROSO DEL MUNDO

NASCITURUS

ANTE LA INTENCIÓN DEL GOBIERNO ESPAÑOL DE SACAR ADELANTE UNA NUEVA LEY DEL ABORTO, ESTANDO NOSOTROS COMPLETAMENTE EN CONTRA DE CUALQUIER TIPO DE ABORTO, SEA POR EL MOTIVO QUE SEA, CREAMOS ESTE BLOG CON LA INTENCIÓN DE INFORMAR PUBLICAMENTE DE CUALQUIER NOTICIA SOBRE ESTE HOMICIDIO LEGALIZADO QUE ES EL ABORTO, INJUSTO, CRUEL E INHUMANO.



AL MISMO TIEMPO SUBIREMOS ENLACES CON LAS PÁGINAS DE GRUPOS Y ASOCIACIONES PRO-VIDA Y DE AQUELLOS QUE SE MANIFIESTEN PUBLICAMENTE CONTRA ESTOS ASESINATOS Y LOS CRIMINALES QUE LO PERMITEN Y QUE LO COMETEN, OLVIDANDO QUE UN MÉDICO ESTÁ PARA DEFENDER LA VIDA, NO PARA QUITARLA, AUNQUE SEA IMPUNEMENTE POR LA LEGALIZACIÓN DE SUS ACTOS POR SUS CÓMPLICES GOBERNANTES.



RECORDAMOS A LOS MÉDICOS EL JURAMENTO HIPOCRÁTICO





JURAMENTO DE HIPÓCRATES

Juro por Apolo, médico, por Esculapio, Higías y Panacea y pongo por testigos a todos los dioses y

diosas, de que he de observar el siguiente juramento, que me obligo a cumplir en cuanto ofrezco, poniendo en

tal empeño todas mis fuerzas y mi inteligencia.

Tributaré a mi maestro de Medicina el mismo respeto que a los autores de mis días, partiré con ellos

mi fortuna y los socorreré si lo necesitaren; trataré a sus hijos como a mis hermanos y si quieren aprender la

ciencia, se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa.

Instruiré con preceptos, lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos, a los de mi

maestro y a los discípulos que se me unan bajo el convenio y juramento que determine la ley médica, y a

nadie más.

Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa según mis

facultades y a mi entender, evitando todo mal y toda injusticia. No accederé a pretensiones que busquen la

administración de venenos, ni sugeriré a nadie cosa semejante; me abstendré de aplicar a las mujeres

pesarios abortivos.

Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. No ejecutaré la talla, dejando tal

operación a los que se didican a practicarla.

En cualquier casa donde entre, no llevaré otro objetivo que l bien de los enfermos; mi libraré de

cometer voluntariament faltas injuriosas o acciones corruptoras y evitaré sobre todo la seducción de mujeres u

hombres, libres o esclavos.

Guardaré secreto sobre lo que oiga y vea en la sociedad por razón de mi ejercicio y que no sea

indispensable divulgar, sea o no del dominio de mi profesión, considerando como un deber el ser discreto en

tales casos.

Si observo con fidelidad este juramento, séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión,

honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjuro, caiga sobre mí la suerte contraria.



Juramento de Hipócrates. Fórmula de Ginebra. Asociación Médica Mundial: Asamblea 8/11 - IX – 1948



En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica me comprometo

solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad

Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento a que son acreedores.

Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de

mis preocupaciones.

Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí.

Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión

médica. Mis colegas serán mis hermanos.

No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de

nacionalidad, de raza, partido o clase.

Tendré absoluto respeto por la vida humana, desde su concepción.

Aún bajo amenazas no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad.

Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.

sábado, 27 de febrero de 2010

"UNA MADRE HIENA": La dureza de una madre en un aborto en directo vía Twitter causa pavor en la red social


Angie Jackson decidió contar, minuto a minuto, lo que experimentaba al ingerir la píldora RU 486. Lo que ha sorprendido a sus seguidores y a quienes han tenido acceso a los mensajes no es solamente la decisión de contar a todos una experiencia tan íntima, sino algunas de las expresiones empleadas por ella respecto al hijo que moría.

Angie Jackson vive en Florida, está sin empleo y tiene un hijo que nació con deficiencias tras un embarazo de riesgo. Los médicos le dijeron que corría peligro su vida si volvía a quedar encinta, y cuando supo que así había sucedido, decidió abortar.

Recurrió a la píldora RU 486, pero, aficionada como es a la red social Twitter, quiso compartir su experiencia en directo con todos sus seguidores. Quienes, como cuenta este sábado el diario italiano L´Avvenire, comenzaron a recibir mensajes inquietantes.


«Ya no veo la hora de que llegue la expulsión. Este inquilino abusivo que ocupa mi útero debe irse» es uno de ellos, que expresa con una insólita sinceridad el desapego de Angie respecto a su hijo, una vez resuelta a eliminarlo. «Me siento infectada», afirma, tras reconocer su irritación por el fallo del dispositivo intrauterino (ya en sí mismo abortivo) que utilizaba.La mujer explica a sus lectores las razones de su acto: «Lo único que quiero es seguir viva, y el mejor modo de hacerlo es abortar». Pero en otro momento, Jackson va más allá de su caso personal y explica que, dando publicidad al aborto, quiere servir de ejemplo para «desdramatizarlo». A su juicio, «no querer estar embarazada» es motivo suficiente para suprimir un embarazo.

Lo que le ha espantado a ella misma, según confesó, y también a los usuarios de Twitter que recibían sus mensajes, es la frialdad con la que contaba lo que estaba experimentando su cuerpo. «Los calambres son cada vez más persistentes» o «ahora estoy sangrando de verdad» fueron expresiones usadas por Angie que causaron gran revuelo.

Apoyos y críticas

La joven recibió apoyo de grupos abortistas por su acción, pero también ofertas de grupos pro-vida para adoptar el niño e incluso, según cuenta, amenazas de muerte. Ella había anunciado su segundo embarazo en Twitter, comentando su resolución, y por eso el caso fue ganando notoriedad hasta el día en que tomó la píldora y relató las consecuencias.

«Estoy asustada», había advertido antes: «No sé cómo será ni cuánto tiempo estaré mala ni si dispondré de alguna ayuda. Querría tener conmigo una familia.»


@ReligiónenLibertad

1 comentario:

luigichido dijo...

Los principales culpables del aborto no son los abortistas descarados, sino los "antiabortistas" pro vida, blandengues, que tratan con pincitas de oro a la madre bestial.